18.1.17

Mi Tutor


Desde la obscuridad, busco Tu figura, quizás esa sombra que marcas poderosa entre las mismas sombras, me sorprende no encontrar Tu mano extendida, ni observar esa leve sonrisa que se dibuja en Tus ojos cuando me miras, o Tus labios sensuales que se muestran serenos, con esa sobriedad exquisita, a veces contagiosa.

La pesadez que en ese momento siento me hace caer de rodillas y entre sollozos Te nombro ... y la magia se da ... apareces detrás, con Tus manos sobre mis hombros y esa calidez que reconforta mi alma.

Es evidente que me siento atada a Ti, que busco más ... deseo más, necesito liberarme en Tu Doma.
No puedo imaginar un sendero que no sea a Tu lado, con mi corazón atado al Tuyo, con esas cadenas que me marquen como Tuya ... en una alianza perpetua.


Mi Tutor ...
Es así ... me gusta sentirte
saber que estás cerca
que me guías por ese camino sinuoso
disipando mis dudas
abrazando mis miedos
con esa mirada que me hace estremecer
y acaricia mi pecho
con la palabra que me vuelve rendida a Tus pies
vulnerable, confiada
que ata mi alma a Tu alma
"No temas, no estás sola, estoy aquí ... a tu lado"




Jueves de Relatos
Ésta semana corre a cargo de San, con su blog 
El  tema es: De Tutores y Tutorías


Nota: Dentro de BDSM, un Tutor, es una persona con experiencia que guía, dirige a una persona,  tutela el aprendizaje, ésto dentro de su rol respectivo. Está bajo su consejo, no bajo sus órdenes. Un Tutor no domina y si lo hace es por enseñanza y no por su satisfacción como dominante.

16.1.17

Y todo por amor

                              Puedo pasar el resto de mi vida
                              entre las luces y sombras que desprende tu alma.

                              Sentir que nuestra existencia es perpetua
                              con sólo perderme en tu mirada.

                              Someterme a tus deseos
                              como una inmensa eyaculación eterna.

                              Amarte a perpetuidad... darme infinita a ti
                              caminar a tu lado en un último plano
                              contemplarte en vertical.

                              Arrancarme la piel y cubrirme con la tuya
                              ser huella de tus pies descalzos
                              la nube en tus zapatos.
                                                         
                              Descansar mi cuerpo soñando que te pertenezco
                              conquistar tu corazón y conducirlo al paraíso
                              impregnarme de tu esencia, etérea, intensa.
... Y todo por amor.

Noviembre de 2014

11.1.17

El placer de las tinieblas

       

         En la soledad del claustro, en total aislamiento
         escucho cada latido del corazón
         la respiración que en un principio es agitada y temblorosa
         poco a poco va nivelando su ritmo
         hasta hacerse casi un suspiro.

         Mis pensamientos, que al inicio fueron descontrolados
         se van acomodando lentamente
         embonando cada pieza del puzzle
         hasta terminar un tablero con todas sus esquinas y su centro.

         El temor desaparece cuando las lágrimas asoman
         por las rendijas semiabiertas de mis pestañas.

         En este momento me doy cuenta que, no estoy sola
         he fusionado mi ser interno con tu recuerdo
         y también con tu presencia
         ingrávido te posas sobre mi cuerpo
         al costado derecho, al costado izquierdo.

         Me doy cuenta de los errores que he cometido
         de los fracasos que obtuve por no esforzarme

         Y entonces... Abro la reja y camino decidida
         con rumbo hacía las tinieblas
         segura de que encontraré tu mano al final del pasillo
         porque confío en ti y sé que, a pesar de mis fallos
         tú no me has fallado.

         ...Y así sucede.
        Tu mano se eleva conforme mis pasos avanzan
         tu mirada es de satisfacción y gozo
         me sabes sin dudas, totalmente tuya
         a tu pleno uso, a tu entera disposición.

Agosto de 2014

3.1.17

Invasor sombrío

Prometiste cuidar mi corazón y redimir mi alma.
Introducir tu mente dentro de mi mente
y encontrar el lugar correcto para colocarte allí.

Prometiste lamer viejas heridas
recorrerlas con tu lengua y tu respiración ahogada
hasta rellenarlas y de ésta forma, 
el vacío que hasta ese momento habitó en mí
... lo llenarías de ti, de tu olor a hoguera
de tu roce con sabor a precipicio
y tus palabras repletas de romanticismo.

Prometiste continuar allí,
donde los demás han fracasado
y reconstruir las ruinas en las que me dejó el pasado.

¡ Prometiste tanto ... !

Tenía miedo ... lo confieso.
Porque lo único que quería y necesitaba
era sacarme ese traje de culpas inertes
de cicatrices de guerras pasadas
y volar sin alas.

Te abrí la puerta y te incrustaste allí
en ese corazón dañado.

Ahora todo mi ser se desvanece
cuando el pequeño latido que te sobrevive en mi pecho
te vuelve a mí.
Existes dentro de mí ... ¿ lo sabías ... ?

31.12.16

La sonrisa de tus labios

Un año más que ha terminado, pero no así los recuerdos que hemos ido almacenando, los familiares y amigos que se nos adelantaron, Mis padres que no olvido, aunque breve, un apreciado compañero de vuelo, Julio Caballero y María del Carmen [mi niña hermosa], una gran mujer que siempre que llegaba, con su bondad y optimismo lograba que me olvidara de problemas.

También los amigos que han llegado y se quedaron, siempre están, aunque saben que últimamente mis vuelos son esporádicos, las personas que nos visitan sin hacer apenas ruido y quien se acomoda y se hace presente.

Muchos detalles para memorar, valorar lo que a lo largo de nuestra vida hemos tenido, las decisiones que hemos tomado o la falta de ellas, las sonrisas, alegrías y algo de tristeza, todo nos hace Ser y mejorar.

Les deseo: Un año en plenitud y para aquellas personas que aún viven detrás de la ventana recordarles que, el tiempo siempre sigue su marcha.

Vive y haz feliz a quien está a tu lado, porque es allí donde está tu felicidad.
Sonríe[me] 

Gracias por ofrecerme mucho más, de lo que de mí, han recibido.